Viajes del presidente

Viajes del presidente

Se suelen sazonar mucho, casi siempre con ánimo negativo, los viajes de nuestros mandatarios al extranjero, pero nunca se repara en lo provechosos que pudieran resultar para el país.

Hipólito decía que Leonel no se apeaba de un avión, pero lo superó en horas de vuelo, por lo que más que resaltar el número habría que fijarse en los resultados.

Por ejemplo, Luis Abinader este mes sumará al menos otras dos salidas, pero un recuento de cada uno de sus viajes da para sugerirle que lo siga haciendo.

De la reunión de este jueves con la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, ni hablar; se trata de nuestro principal socio comercial y si, como ha trascendido, está el tema haitiano de por medio “con más vera”, dicho en cibaeño.

Hablarían también de los acuerdos establecidos en junio pasado en la Novena Cumbre de las Américas y de su “Declaración sobre migración y protección”, que el Gobierno dominicano valientemente se negó a suscribir porque, en esencia, lo que pretende EE.UU. es proteger sus fronteras y redirigir la migración que le presiona hacia otros países.

Sobre su presencia el próximo 21 en Nueva York en la Asamblea General de la ONU, aunque para algunos no pasa de ser escenario de discursos altisonantes, es ineludible esa cita que congrega a los principales líderes mundiales y en la que precisamente el año pasado “tronó” para llamar la atención de que República Dominicana no puede cargar sola con el problema haitiano.

Y así sucesivamente se puede contar el hito para el país que significaron Ginebra y Davos, en Suiza, donde la experiencia del país fue tomada de modelo y punto de referencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para enfrentar al COVID-19, lo mismo que en cuanto a la rápida recuperación del turismo.

Otra iniciativa internacional positiva es la Alianza para el Desarrollo en Democracia junto a Costa Rica y Panamá, en un esfuerzo de diálogo e integración sobre los problemas regionales.

La conclusión no puede ser otra que sugerirle al mandatario que no les dé mente a los agoreros, que siga viajando.

FUENTE DEL ARTICULO