Se utilizó software espía de grado militar israelí para piratear teléfonos de periodistas, activistas, ejecutivos y 2 mujeres conectadas con el periodista asesinado Jamal Khashoggi, según un informe.

  • La tecnología de software espía de grado militar se utilizó para piratear los teléfonos inteligentes de periodistas, activistas y ejecutivos, informó The Washington Post.
  • Algunos de los periodistas afectados trabajaron en medios como CNN y The New York Times.
  • Los 37 números aparecieron en una lista de 50.000 números de teléfono en países con un historial de vigilancia de sus propios ciudadanos, según el informe.

Grado militar

software espía
El software de tecnología creado por una compañía israelí que lo vende a los gobiernos con el propósito de contrarrestar el terrorismo y la actividad criminal se utilizó para atacar los teléfonos inteligentes de 37 periodistas, activistas y ejecutivos de negocios, informó el Washington Post el domingo.

La investigación fue realizada por el Post y otros 16 socios de medios, según el informe.

Entre los que fueron objeto de intentos de piratería de teléfonos inteligentes, que utilizaban un software llamado Pegasus, se incluyen periodistas que trabajan en CNN, Associated Press, New York Times. el Wall Street Journal, Bloomberg y Voice of America en los EE. UU. Los objetivos también incluían a periodistas que trabajaban para Le Monde en Francia, el Financial Times en Londres y Al Jazeera en Qatar, según el informe del Post.

Dos mujeres relacionadas con el periodista saudí Jamal Khashoggi, quien fue asesinado en octubre de 2018 en un consulado saudí en Estambul, también estaban en la lista, según el informe.

Los 37 números aparecieron en una lista de 50.000 números de teléfono que se originaron principalmente en países con un historial de vigilancia de sus propios ciudadanos y aquellos que tienen una relación con la empresa israelí de cibervigilancia NSO Group, que creó y vende el software Pegasus, según al Correo.

La lista fue compartida con los medios de comunicación por Forbidden Stories, una organización sin fines de lucro con sede en París, y por Amnistía Internacional, según el informe.

La lista no identifica quién colocó los números en ella. Más de 15.000 de los números de teléfono de la lista eran de México, mientras que otra gran parte de los números procedían de países del Medio Oriente, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Arabia Saudita, Baréin y Yemen, según el Post.

FUENTE DEL ARTICULO

Deja un comentario