Palacio de Nymphenburg: una joya europea de la historia bávara

Palacio de Nymphenburg: una joya europea de la historia bávara

Histórico, mítico, hermoso. Estas tres palabras describen una joya arquitectónica ubicada al oeste de Munich, Alemania, que es el Palacio de Nymphenburg, una residencia de verano popular de los gobernantes bávaros.

En 1662, el elector (gobernante elegido por el pueblo) Fernando María de Baviera ofreció tierras en las afueras de Múnich a su esposa nacida en Italia, Enriqueta Adelaida de Saboya, para conmemorar el nacimiento del heredero al trono, Max Emanuel. En 1664, el arquitecto italiano Agostino Barelli comenzó a construir una residencia de verano al estilo de una villa italiana para la electra, y el arquitecto Henrico Zuccalli continuó el proyecto en 1673. A Henriette Adelaide le encantó el edificio y lo llamó su «Borgo delle Ninfe» («Borgo delle Ninfe»). castillo de las ninfas”). Su hijo, Max Emanuel, amplió la finca en 1701, añadiendo magníficos pabellones residenciales y galerías laterales. Su sucesor, el elector Karl Albrecht, amplió el patrimonio de Nymphenburg hasta lo que vemos hoy.

El estilo del palacio va desde el barroco, el rococó y el neoclasicismo, y combina la mitología grecorromana con la historia bávara. De 1805 a 1918, la dinastía alemana Wittelsbach de gobernantes electos residió en el palacio como gobernantes del Reino de Baviera. Los frescos, los muebles y las pinturas de los apartamentos de Max Emanuel están decorados en estilo barroco. El fresco del techo del gran salón muestra una ornamentación de estuco de estilo rococó. Los apartamentos de la reina Carolina, madre del renombrado rey Luis II, representan el período de los reyes bávaros en estilo neoclásico e imperio napoleónico.

El palacio y el parque de Nymphenburg ofrecen una visión fascinante de la historia bávara. Sigue siendo uno de los mejores ejemplos de varios estilos arquitectónicos europeos combinados en un solo palacio. A medida que Nymphenburg se expandió y se actualizó a los estilos de la corte de cada época, reflejó las variadas influencias culturales que marcaron la historia bávara.

Foto de la época
Foto de la época
El gran salón, en el centro del palacio, es una sorprendente sala de dos pisos llena de luz. La decoración de estuco, el fresco del techo y los detalles dorados son de estilo rococó ornamental, diseñado por el artista bávaro del siglo XVIII Johan Baptist Zimmermann. La habitación tiene suaves colores pastel en las paredes y un colorido techo que representa a la ninfa y diosa de las flores Flora, que trae la naturaleza al palacio. Este paisaje idílico honra la prosperidad del estado de Baviera. (Diego Delso/CC BY-SA 3.0)

Foto de la época
Foto de la época
La famosa Galería de la Belleza consta de 36 retratos del pintor de la corte Joseph Karl Stieler. Encargado por el rey Luis I de Baviera, Stieler pintó hermosas mujeres de todas las clases sociales desde 1827 hasta 1850, desde la hija de un zapatero hasta la hija de un rey. Esta colección de retratos se exhibió inicialmente en la Residencia de Munich (la antigua residencia de los electores, duques y reyes bávaros) y luego se trasladó a Nymphenburg. En ese momento, la belleza exterior era un signo de perfección moral como lo reflejan las bellezas retratadas en la galería, y la belleza y el arte son omnipresentes en este palacio. (Kaho Mitsuki/CC BY-SA 3.0)

Foto de la época
Foto de la época
El estudio y sala de recepción de la reina Carolina de Baviera, con muebles siguiendo la moda egipcia en la época napoleónica. La mesa redonda tiene incrustaciones de exóticas maderas preciosas de París, y bustos de faraones hechos de bronce dorado están incrustados en el borde de la mesa. El resto del mobiliario se fabricó en Múnich con chapa de aliso, un acabado popular en la época. (Diego Delso, CC BY-SA 3.0)
Foto de la época
Foto de la época
El jardín barroco de Nymphenburg, junto al castillo, está repleto de estatuas grecorromanas. Fue diseñado por Dominique Girard, maestro fontanero de Versalles y alumno de André Le Nôtre, el diseñador de los jardines de Versalles. Este jardín es parte del parque del palacio de 445 acres, diseñado por el elector Max Emanuel. Fue rediseñado a principios del siglo XIX por el arquitecto de jardines Friedrich Ludwig von Sckell, en un estilo paisajista inglés. La fuente, las avenidas y el canal central frente al palacio permanecen del jardín barroco original. Hoy en día, el parque de Nymphenburg es uno de los mejores ejemplos de diseño de jardines y del estilo paisajístico inglés en Alemania. (Florian Adler/CC BY-SA 3.0)

Foto de la época
Foto de la época
El gran salón del pabellón de Badenburg en el parque Nymphenburg fue construido entre 1719 y 1721. Construido para pequeñas festividades, fue diseñado en estilo barroco con puertas altas de vidrio, fuentes de pared, espejos y estuco detallado. En el techo, un fresco representa al dios Apolo con la diosa Flora, rodeados por las nueve musas. El trabajo de estuco de Charles Dubut refleja el amor, el agua y la festividad, mientras que los angelotes, o pequeños querubines, en las esquinas del techo simbolizan las cuatro estaciones. El pabellón también tiene una de las piscinas cubiertas más antiguas de Europa, ya que bañarse era popular entre los gobernantes bávaros, y un apartamento con papel tapiz de inspiración china. (Fred Romero/CC BY 2.0)

Foto de la época
Foto de la época
El pabellón Amalienburg, construido entre 1734 y 1739, fue el único pabellón no construido por Effner para Max Emanuel. El elector Karl Albrecht encargó este pabellón a su esposa, María Amalia, para albergar pequeñas fiestas y caza de faisanes. Diseñado por François de Cuvilliés, se considera uno de los ejemplos más bellos de la arquitectura rococó en Baviera. Aquí, la sala de los espejos plateados es una obra maestra del diseño rococó europeo, con tallas y estucos de Johann Joachim Dietrich y Johann Baptist Zimmermann. (Massimop/CC BY-SA 3.0)

Foto de la épocaFoto de la épocaEl elegante pabellón de Pagodenburg, construido entre 1716 y 1719, fue construido para la relajación y se compone de una sala de descanso, una magnífica sala de azulejos y un gabinete de laca. Al estilo de una pagoda china, el pabellón se llamó «Pagodenburg» por las pequeñas figuras de deidades menores chinas llamadas «pagods». Aquí, la planta baja está decorada con azulejos holandeses. El piso superior tiene decoraciones de estilo chino, un estilo popular en la Europa de principios del siglo XVIII y una característica del estilo Regencia francés. (Pedro J Pacheco/CC BY-SA 3.0 DE)

Foto de la épocaFoto de la épocaEl pabellón Magdalenenklause, construido entre 1725 y 1728, es uno de los primeros ejemplos en Europa de un edificio de parque diseñado como una ruina. El pabellón fue construido al estilo italiano como una ermita con una gruta artificial. Realizado como un apartamento con paneles de madera de sencillez monástica, el pabellón fue diseñado como un lugar de retiro y contemplación para Max Emanuel. La gruta y la capilla tienen trabajos de estuco con coral tallado, flores de metal, conchas y figuras de pájaros de colores. (Pedro J Pacheco/CC BY-SA 3.0 DE)

FUENTE DEL ARTICULO