¿Miguel Ángel destruyó su escultura ‘La deposición’?

Es la mitad del siglo XVI. Las chispas vuelan en todas direcciones mientras Miguel Ángel, alrededor de los 75 años, talla furiosamente a Cristo, Nicodemo, la Virgen María y Santa María Magdalena en una pieza de mármol de más de 2 metros de altura.

Miguel Ángel interpretó a Cristo como acababa de caer de la cruz. Hay una energía dinámica palpable en la pieza titulada “La Deposición” que hace que uno casi contenga la respiración mientras las tres figuras circundantes intentan estabilizar el cuerpo sin vida de Cristo. Nicodemo se eleva compasivamente sobre la composición, tratando de apuntalar a Cristo mientras aparentemente permite que la Virgen María se despida de su hijo. El brazo derecho de Cristo envuelve a una Santa María Magdalena bastante diminuta.

Miguel Angel
Miguel Angel
Antes de la restauración: “La Deposición”, también conocida como “Bandini Pietà”, de Miguel Ángel. Museo de la Opera del Duomo, Florencia, Italia. (Alena Fialova / Cortesía de Opera di Santa Maria del Fiore)

La cabeza de Cristo se inclina hacia su madre, o tal vez ella lo acerca a él mientras él se sienta en una de sus rodillas. Uno puede imaginarla susurrándole adiós al oído.

La pieza es una de las últimas esculturas de Miguel Ángel, una especie de escultura de despedida, y estaba destinada a formar parte de la tumba de Miguel Ángel. Conmovedoramente, Nicodemo, quien supuestamente llevó a Cristo a su tumba, es el autorretrato de Miguel Ángel.

Miguel Angel
Miguel Angel
Un conservador limpia a Nicodemo, que Miguel Ángel talló a su propia imagen. (Claudio Giovannin / Cortesía de Opera di Santa Maria del Fiore)

Quizás así es como Miguel Ángel quería que lo recordamos. Nicodemo mira a Cristo con tanta ternura y devoción, tal vez reflejando la fe de Miguel Ángel como un católico devoto, y también la conciencia de que pronto se unirá a él.

Miguel Ángel nunca terminó “La Deposición” y la escultura nunca llegó a su tumba. Durante años, muchos expertos creyeron que Miguel Ángel, en un ataque de rabia y frustración, destruyó parcialmente la escultura con su martillo; El brazo izquierdo de Cristo está roto y le falta la pierna izquierda. Una restauración recientemente completada de la escultura ha revelado más de lo que podría haber sucedido realmente.

Las tres esculturas de la Piedad de Miguel Ángel

Miguel Ángel creó tres esculturas de la Piedad en su vida. La más conocida es la Piedad del Vaticano que creó cuando era joven artista. Para ese trabajo, muchos pensaron que dejó a Mary demasiado joven para tener un hijo adulto. Al escuchar esto, Miguel Ángel simplemente dijo que parecía joven porque el pecado envejece a una persona.

En su vejez, Miguel Ángel comenzó a esculpir “La Deposición” junto con la Piedad Rondanini (ahora en Milán). Durante ese tiempo, también fue el arquitecto de la Basílica de San Pedro en Roma, uno de sus proyectos más desafiantes. Probablemente pasó innumerables horas tallando las piezas, arrebatando pequeños bolsillos de tiempo mientras supervisaba las obras en St. Peter’s.

Es importante señalar que “La Deposición” no es solo de Miguel Ángel. Entregó la obra inacabada a su criado Antonio da Casteldurante, quien la confió al escultor Tiberio Calcagni para que la reparara. Calcagni murió antes de terminar sus reparaciones. El historiador de arte y amigo de Miguel Ángel, Giorgio Vasari comentó que la escultura estaba mejor para la muerte de Calcagni: Calcagni terminó a Santa María Magdalena, haciéndola más pequeña, y reparó mal el brazo roto de Cristo, además de agregar piezas de mármol adicionales a la obra.

Antonio vendió la obra al banquero Francesco Bandini, de ahí la razón por la que “La Deposición” se llama comúnmente “Bandini Pietà”. Después de algunos cambios de manos, Cosme III de ‘Medici, el Gran Duque de Toscana, compró la obra en 1671. La escultura se trasladó a Florencia, donde permaneció casi 50 años en la cripta de la Iglesia de San Lorenzo (Iglesia de San Lorenzo). , y luego más de 250 años en la Catedral de Florencia. En 1981, se trasladó al Museo dell’Opera del Duomo (Museo de Obras del Duomo), donde ha estado desde entonces.

Una conservación reveladora

A pesar de ser una de las obras más famosas de Miguel Ángel, y además de las reparaciones de Calcagni hace unos 470 años, “La Deposición” solo ha tenido tratamientos de conservación de rutina, como limpieza y mantenimiento general.

Los grandes esfuerzos de restauración han marcado una diferencia notable. La Fundación Friends of Florence, una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, financió el trabajo de restauración, y la Opera di Santa Maria del Fiore (Obra de Santa María de la Flor) encargó y dirigió la restauración, que comenzó en 2019.

Foto de La Gran Época
Foto de La Gran Época
Un conservador limpia cuidadosamente la “Bandini Pietà”, una de las esculturas inacabadas de Miguel Ángel. (Claudio Giovannin / Cortesía de Opera di Santa Maria del Fiore)

Se han eliminado todos los signos de un monumento envejecido, gracias a los esfuerzos de conservación liderados por Paola Rosa y Emanuela Peiretti, junto con expertos internos y externos. Los conservadores usaban algodón empapado en agua desionizada, que a veces se calentaba, para eliminar la suciedad. Los bisturíes se aplicaron cuidadosamente en las áreas que tenían suciedad rebelde.

Ahora, la escultura ha perdido su tinte ámbar para revelar un espléndido mármol blanco. Atrás quedaron los residuos de yeso que quedaron de un yeso tomado en 1882. Atrás quedó el recubrimiento de cera que los conservadores esperaban que protegiera la obra para que no se seque después de que se tomó el yeso. Atrás quedaron los depósitos de polvo y cera de siglos de antigüedad. La mugre estropeaba detalles exquisitamente tallados, como los pliegues de las cortinas y los relieves escultóricos.

Miguel Angel
Miguel Angel
Después de la restauración: “La Deposición”, también conocida como “Bandini Pietà”, de Miguel Ángel. Museo dell’Opera del Duomo, Florencia, Italia. (Alena Fialova / Cortesía de Opera di Santa Maria del Fiore)

Como parte del esfuerzo de conservación, los expertos probaron el mármol y descubrieron que fue extraído en Seravezza en Toscana, de una cantera que alguna vez fue propiedad de la preeminente familia Medici. Los expertos creían anteriormente que estaba hecho de mármol de Carrara, la cantera toscana con la que se asocia a Miguel Ángel.

A Miguel Ángel le preocupaba la calidad del mármol extraído en Seravezza. Había utilizado mármol Seravezza para la fachada de la iglesia de San Lorenzo en Florencia, según lo dirigido por Giovanni di Lorenzo de ‘Medici (quien más tarde se convirtió en el Papa León X). El artista descubrió que parecía puro en la superficie, pero era propenso a grietas diminutas y vetas repentinas, que eran difíciles de detectar.

¿Miguel Ángel destruyó ‘La deposición’?

Los conservadores no detectaron ninguno de los destructivos golpes de martillo de Miguel Ángel en la pieza, pero esos podrían haber sido borrados por alguien más tarde. Esa parte de la historia no es concluyente.

Sin embargo, el análisis del mármol “The Deposition” confirmó que el bloque tenía fallas. El mármol estaba plagado de inclusiones de pirita, comúnmente conocida como oro de los tontos, que provocaba que volaran espectaculares chispas cuando se golpeaba con un cincel. Se encontraron numerosas grietas diminutas en la parte posterior y frontal de la base de la escultura, lo que llevó a los expertos a concluir que Miguel Ángel pudo haber tenido que dejar de trabajar en “La Deposición”.

Es posible que Miguel Ángel no haya destruido su trabajo después de todo, pero es una buena historia.

Los visitantes del Museo de Obras del Duomo (Museo dell’Opera del Duomo) tienen hasta el 30 de marzo de 2022 para ver de cerca “La Deposición”, en el mismo espacio del taller donde fue restaurado. Para obtener más información, visite Duomo.Firenze.it

Lorena Ferrier

Seguir

.

FUENTE DEL ARTICULO

Deja un comentario