Los ciudadanos de Florida que fueron arrestados como parte de la represión de DeSantis contra el fraude electoral pensaron que eran elegibles para emitir su voto: informe

Los ciudadanos de Florida que fueron arrestados como parte de la represión de DeSantis contra el fraude electoral pensaron que eran elegibles para emitir su voto: informe
  • El gobernador DeSantis anunció a principios de este mes que 20 personas serían acusadas de fraude electoral.
  • Según The Guardian, varios de los acusados ​​dijeron que no sabían que no eran elegibles para votar.
  • La Enmienda 4 del estado restablece el derecho al voto de los delincuentes, pero no incluye el asesinato ni los delitos sexuales graves.

Hace casi dos semanas, el gobernador republicano Ron DeSantis de Florida, quien a principios de este año firmado en ley un proyecto de ley que crea una unidad de policía electoral— realizó una conferencia de prensa en la que anunció que 20 personas habían sido acusadas de fraude electoral relacionado con la contienda presidencial de 2020.

Durante sus comentarios, DeSantis dijo que a las personas acusadas se les prohibió votar debido a condenas previas por asesinato o agresión sexual, pero aún así votaron.

«Ellos no pasaron por ningún proceso. No recuperaron sus derechos y, sin embargo, siguieron adelante y votaron de todos modos. Eso es contra la ley y ahora van a pagar el precio por ello», dijo, afirmando que el las personas que fueron identificadas por la policía electoral quedaron fuera de los parámetros de la Enmienda 4, una medida electoral de 2018 aprobada por los votantes de Florida que restauró los derechos de voto a los delincuentes convictos, con la excepción de aquellos que habían cometido un asesinato o un delito grave sexual.

Sin embargo, varios floridanos que enfrentan cargos de fraude electoral declararon que creían que eran elegibles para emitir su voto y, en algunos casos, los funcionarios del gobierno les informaron que podían votar. según The Guardian.

El periódico examinó los documentos judiciales y electorales de 19 personas que habían sido acusadas y salió con preguntas sobre si las personas realmente cometieron fraude o si no tenían claro su elegibilidad para votar.

Todas las personas que votaron tenían antecedentes de asesinato o delitos sexuales graves, lo que no les permite votar a menos que el estado les conceda clemencia. Pero todos solicitaron votar, y sus solicitudes aparentemente fueron aprobadas por los funcionarios locales, dijo el medio.

Varios de los acusados ​​incluso dijeron que recibieron tarjetas de registro de votantes por correo, lo que les aseguró que podrían votar.

Según The Guardian, las personas están siendo acusadas de un mínimo de un cargo de falso juramento derivado de sus formularios de solicitud, además de emitir votos como «electores no calificados», que son delitos graves que podrían resultar en un máximo de cinco años en la cárcel. y una multa de $ 5,000.

votaciones en florida

Un votante lleva su boleta completa en un colegio electoral en Hialeah, Florida, el 23 de agosto de 2022.

Foto AP/Lynne Sladky


‘Yo cumplo con todo lo que me dicen que haga’

Si bien los fiscales tendrán que construir un caso para demostrar que los acusados ​​trataron de engañar voluntariamente a los funcionarios estatales, actualmente no hay evidencia clara en el archivo que sugiera que a los individuos se les dijo de antemano que sus condenas les impedían votar.

Casi todos los acusados ​​solicitaron votar después de la aprobación de la iniciativa electoral de 2018.

Según The Guardian, las declaraciones juradas presentadas ante el estado a principios de este mes presentaron escasa evidencia de que los acusados ​​sabían que no eran elegibles para votar.

Douglas Oliver, residente de Tampa, quien fue condenado por un delito sexual en 2001 y, por lo tanto, no puede votar en el estado, le dijo a The Guardian que un encuestador lo presionó para que se registrara para votar.

Después de revelar su condena por un delito grave, Oliver dijo que el encuestador le dijo que todavía era elegible y, después de registrarse, recibió una tarjeta de registro de votante del condado de Hillsborough.

Oliver le dijo a The Guardian que procedió a llamar a la oficina electoral para averiguar si realmente podía votar, y después de informar a los funcionarios sobre su delito sexual, aún se le informó que era elegible. Luego emitió su voto en las elecciones de 2020.

“Cumplo con todo lo que me dicen que haga para lidiar con mis cargos por delitos graves”, dijo a The Guardian. «No habría votado. Si hubieran dicho ‘No, no puedes votar’, habría dicho ‘Está bien'».

Un portavoz del condado de Hillsborough le dijo a The Guardian que la oficina del secretario de estado de Florida tenía la tarea de monitorear las listas de votantes y eliminar los nombres de las personas que se consideraran no elegibles para votar.

Un portavoz de la oficina del secretario de estado de Florida aún no ha respondido a The Guardian en relación con la revisión del periódico.

El expresidente Donald Trump, que ganó Florida en 2016 y 2020, ha seguido repitiendo afirmaciones desacreditadas de fraude electoral masivo en su fallida campaña de reelección contra el ahora presidente Joe Biden y ha presionado a los republicanos de todo el país para reformar los sistemas de votación en sus respectivos estados.

DeSantis el año pasado firmado en ley un proyecto de ley de votación restrictivo que hace que los votantes soliciten boletas por correo con más frecuencia y limita la disponibilidad de urnas electorales, en lo que dijo en ese momento era un esfuerzo para hacer que la votación sea más segura en Florida, a pesar de su proclamación que el estado «lo hizo bien» al administrar las elecciones de 2020.

Y el gobernador ahora se dirige a los últimos meses de una campaña de reelección de 2022, donde se postulará con reformas conservadoras que ha implementado desde que llegó a Tallahassee en 2019.

FUENTE DEL ARTICULO