Las milicias respaldadas por Irán son las grandes perdedoras en las elecciones de Irak

Los partidarios de Moqtada al-Sadr celebran los resultados de las elecciones provisionales en la plaza Tahrir de Bagdad.  (Foto de Ahmad al-Rubaye / AFP a través de Getty Images)

Los partidarios de Moqtada al-Sadr celebran los resultados de las elecciones provisionales en la plaza Tahrir de Bagdad. (Foto de Ahmad al-Rubaye / AFP a través de Getty Images)

(CNSNews.com) – Los votantes en Irak han derrotado rotundamente a los grupos respaldados por Irán, reduciendo drásticamente el número de escaños parlamentarios ocupados por la alianza de milicias chiítas “Fatah” de 48 escaños a solo 14, una reversión de las elecciones de 2018 cuando el entonces nuevo bloque emergió como el segundo más grande en el parlamento.

La mayor parte de los votos en las elecciones del domingo, la quinta de Irak desde la caída de Saddam Hussein, fue para el movimiento del influyente clérigo Moqtada al-Sadr, que según los resultados provisionales aumentó su número de escaños en el Consejo de Representantes de 329 escaños de 54 a 73.

Sadr, un crítico de la participación de Estados Unidos e Irán en Irak, calificó el resultado como una victoria sobre las milicias y declaró deliberadamente que las armas en Irak solo deberían estar en posesión del estado.

“Las armas solo deben estar bajo el control del gobierno y el uso de armas fuera de este marco debe estar prohibido, incluso si es de quienes dicen ser muqawama”, dijo. El término árabe se refiere a la “resistencia” respaldada por Irán.

La alianza Fatah incluye milicias pro-Teherán que forman parte de las llamadas Fuerzas de Movilización Popular, incluida la organización Badr, Asaib Ahl al-Haq y Kata’ib Hezbollah.

Los dos últimos son organizaciones terroristas extranjeras designadas por Estados Unidos; el ejército de los Estados Unidos los retiene a ellos ya su Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), mentor de la Fuerza Qods, responsable de la muerte de cientos de miembros del personal estadounidense durante la guerra de Irak.

Kata’ib Hezbollah es el grupo cuyo líder, Abu Mahdi al Muhandis, fue asesinado junto con el comandante de la Fuerza Qods, Qassem Soleimani, en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en Bagdad en enero de 2020.

Celebrada meses antes de lo programado, la elección se produjo dos años después de que jóvenes iraquíes salieran a las calles para protestar contra la corrupción, los agravios económicos y lo que muchos vieron como la influencia maligna de Irán a través de las milicias patrocinadas por la Fuerza Qods.

Cientos de iraquíes murieron durante las protestas lideradas por jóvenes, muchos de ellos a manos de las fuerzas de seguridad y miembros de la milicia.

Las protestas obligaron al primer ministro Haider Abdul-Mahdi a dimitir en diciembre de 2019. Su sucesor, el primer ministro Mustafa al-Kadhimi, acordó el año pasado como una concesión al movimiento de protesta para adelantar las próximas elecciones.

El llamado de Sadr esta semana para que el estado solo tenga armas en Irak es un claro desafío para las milicias armadas.

Según Hamdi Malik, miembro asociado del Instituto Washington especializado en milicias chiítas, las milicias respondieron llamando la atención sobre una declaración de un líder de Kata’ib Hezbollah en el sentido de que las armas solo se entregarán al Duodécimo Imam, el mesiánico chiíta. figura profetizada que emergerá en una época de caos global.

“Esto parece ser una respuesta al mensaje de victoria de Muqtada en el que enfatizó que solo el estado debe controlar las armas”, tuiteó Malik. “Ahora partes del muqawama dicen que nunca entregaremos las armas al estado y solo el duodécimo imán chií es elegible para controlar nuestros brazos cuando emerja”.

Los principales líderes del bloque de Fatah expresaron su descontento por los resultados, y el secretario general de la organización Badr, Hadi al-Amiri, los calificó de “fabricados” y Kata’ib Hezbollah los describió como una “estafa y una estafa”.

Ahora comenzarán las conversaciones sobre la formación de una coalición de gobierno, que requerirá el apoyo de al menos 165 legisladores.

Otros partidos que obtuvieron proporciones considerables de los votos incluyen el Partido del Progreso, un movimiento sunita liderado por el presidente del parlamento Muhammad Halbousi (37 escaños, según los resultados provisionales), la alianza chií del Estado de Derecho liderada por el ex primer ministro Nouri al-Maliki. (34 escaños) y el Partido Democrático Kurdo, el partido más grande del Kurdistán iraquí (32 escaños).

También de manera significativa, los independientes que emergen del movimiento de protesta de Tishreen (“Octubre”) parecían estar listos para ganar hasta 20 escaños.

El futuro de Kadhimi, independiente, no está claro. Mantuvo su promesa de no presentarse a las elecciones, pero en el caso de un parlamento colgado, podría asegurarse otro mandato como primer ministro.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, retuvo el martes una reacción al resultado y dijo que el gobierno de Estados Unidos estaba esperando la confirmación de los resultados finales.

“Una vez que se certifiquen los resultados finales, esperamos que los nuevos miembros del Consejo de Representantes formen un gobierno que refleje la voluntad del pueblo iraquí y que pueda trabajar para abordar los desafíos económicos, de seguridad y de gobernanza de Irak”, dijo en una sesión informativa. .

“Cuando se trata de Moqtada al-Sadr, nuevamente, estamos esperando los resultados finales. No queremos prejuzgar el resultado ”, dijo Price. “Pero esperamos trabajar con el nuevo gobierno una vez que esté formado”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que la administración estaba complacida de que la votación se haya “realizado en gran parte de manera pacífica” y esperaba revisar la evaluación de los monitores y observadores de la ONU y la UE.

FUENTE DEL ARTICULO

Deja un comentario