La fascinación de Marilyn Monroe llega a Netflix con ‘Blonde’

La fascinación de Marilyn Monroe llega a Netflix con ‘Blonde’

Marilyn Monroe lleva muerta 60 años, pero aún queda una especie de locura a su alrededor. Basta con mirar el frenético discurso en torno a “Blonde”, una adaptación del retrato ficticio de Joyce Carol Oates de la estrella de Hollywood que aún no ha sido visto por el gran público.

Hubo intriga en torno a su calificación NC-17 y las razones de su larga demora en el lanzamiento (fue filmada antes de la pandemia). Había curiosidad sobre su estrella, Ana de Armas, y su acento nativo cubano se filtraba en el tráiler. Mientras tanto, su director Andrew Dominik, que ha estado tratando de hacer esta película durante más de una década, la calificó como una obra maestra.

“Blonde” tuvo una entusiasta recepción en el Festival de Cine de Venecia a principios de este mes, pero las reacciones de los críticos de cine han estado divididas. A algunos les encanta el tratamiento de Dominik. Otros se han preguntado si es explotador. The New Yorker incluso lo llamó: “Un grave perjuicio para la mujer a la que pretende honrar”. No es diferente a las respuestas a la novela de Oates en 2000. O incluso la discusión en torno a la mucho más dócil “My Week With Marilyn”, que le valió a Michelle Williams una nominación al Oscar por su actuación. Pero todos invitan a preguntas sobre nuestra propia relación con Monroe, lo que le debemos y lo que todavía exigimos de ella.

Dominik, por su parte, ha leído muchas de las reseñas. De alguna manera, dijo, tanto las reacciones positivas como las negativas son indicativas de su éxito. Te guste o no, «Blonde», que llega a Netflix el 28 de septiembre, no quiere que te sientas bien por lo que le pasó a Monroe.

“La película es una película de terror”, dijo Dominik a principios de esta semana. “Se supone que es una embestida absoluta. Es un aullido de dolor. Es una expresión de rabia”.

“Blonde” lleva a los espectadores a un viaje surrealista a través de la corta vida de Norma Jeane Baker, desde su infancia con una madre soltera que vive con esquizofrenia (Julianne Nicholson), hasta sus éxitos superficiales en Hollywood, como Marilyn Monroe. Examina sus matrimonios con la estrella del béisbol Joe DiMaggio (Bobby Cannavale) y el dramaturgo Arthur Miller (Adrien Brody), su adicción, sus malos tratos y agresiones, sus abortos, su aborto espontáneo y su muerte, a los 36 años, por una sobredosis de barbitúricos.


FOTOS: La fascinación de Marilyn Monroe llega a Netflix con ‘Blonde’


Hay impresionantes recreaciones de momentos icónicos de películas, desde «Los caballeros las prefieren rubias» y «La comezón del séptimo año», y fotos clásicas que cobran vida, pero todas están hechas con un giro. Una glamorosa alfombra roja se convierte en una espeluznante fantasmagoría de fauces abiertas y boquiabiertas. El momento de la rejilla del metro es el preludio del abuso doméstico. Incluso una foto aparentemente dulce de ella y DiMaggio adquiere un nuevo significado.

Para Dominik, su película es lo opuesto a la explotación.

La explotación es interpretar felizmente una canción como «Los diamantes son los mejores amigos de una chica» con un «guiño y un asentimiento», dijo. Pero, se encogió de hombros, “a la gente le gusta ofenderse”.

“La relación principal en la película es entre el espectador y ella”, dijo Dominik. “Nunca he hecho una película que me diga más sobre el espectador que esta”.

Lo que no es, dijo, es un comentario sobre Roe v. Wade, o sobre algo tan reductivo como los problemas de «papá», aunque Norma Jeane llama así a sus dos maridos. Se trata de un niño no deseado y una mujer que atraviesa el proceso de realización de una película industrial. Y la verdadera prueba para Dominik vendrá cuando la audiencia global de Netflix pueda verla.

Es un momento que mucha gente ha estado esperando, pero quizás nadie más que de Armas, quien terminó de trabajar en «Blonde» en 2019. Su interpretación cruda y vulnerable ha sido ampliamente elogiada, incluso en las críticas más negativas.

Fue un rodaje exigente de nueve semanas después de un año de preparación, durante el cual también estuvo trabajando en otras películas. Su primer día en el plató fue en el apartamento real en el que Norma Jeane vivía con su madre: una secuencia de pesadilla en la que rescata a un bebé del cajón de la cómoda en el que la guardaban cuando era pequeña, mientras el lugar arde a su alrededor. Su segundo día en el set fue su visita a su madre en el hospital psiquiátrico, donde pudo hablar como Marilyn por primera vez ante la cámara. Fue una gran manera de romper el hielo, dijo.

Aunque no es una actriz que permanece en el personaje cuando termina el día, viviendo con las emociones, el personaje y filmando en los lugares donde Marilyn vivió, comió, trabajó e incluso murió, era «imposible no sentirse pesado y triste». ella dijo. Aun así, cuenta a «Blonde» como uno de los mejores momentos que ha tenido en un set.

“Confío en lo que hicimos”, dijo de Armas. «Me encanta esta película.»

Todos a su alrededor también quedaron atónitos por la actuación. Brody dijo que dejó el plató el primer día sintiéndose como si realmente hubiera trabajado con Monroe.

“Ella es tan icónica y es una tarea muy difícil para alguien interpretarla”, dijo Brody. “¿Qué dio ella para ser tan vulnerable y tan valiente? No es algo que deba tomarse a la ligera”.

La paradoja de Monroe es que nadie parece capaz de honrarla exactamente de la manera correcta, al menos según todos los demás. Adorar su belleza y glamour es negar su persona. Disfrutar de sus habilidades cómicas es ignorar sus profundidades y su deseo de ser un actor serio. Ignorar su trauma es ingenuo, pero apoyarse en él es desagradable. Aunque la mayoría de la gente parece estar de acuerdo en que fue espeluznante que Hugh Hefner se jactara de comprar la cripta junto a la de ella.

Pero la locura ha sobrevivido. Esta primavera incluso vio dos grandes momentos de Marilyn, primero con Kim Kardashian vistiendo su vestido desnudo adornado con cristales en la Met Gala, y luego, una semana después, cuando alguien pagó $ 195 millones por «Shot Sage Blue Marilyn» de Andy Warhol, convirtiéndolo en el más caro. obra de un artista estadounidense jamás vendida en una subasta.

“Ella es una especie de fantasía de rescate para mucha gente”, dijo Dominik. “Eso se ve en algunas de las reacciones negativas a la película. Es como si amaran a Ana y odiaran la película por poner a Ana, poner al pobre personaje en lo que ella pasa. Pero creo que eso es una expresión del éxito de la película, en cierto modo”.

Continuó: “Hay algo muy desafiante en ella como figura porque es una persona que tenía todo lo que los medios constantemente nos dicen que es deseable. Ella era famosa, hermosa. Ella tenía un trabajo increíble. Salió con los supuestos tipos de su generación. Y ella se suicidó. Entonces, ¿hacia dónde corre todo el mundo? ¿Por qué están todos corriendo hacia eso? Desafía nuestras ideas de lo que constituye una buena vida, del sueño americano”.

Derechos de autor © 2022 The Washington Times, LLC.

(function (d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s);
js.id = id;
js.src = «//connect.facebook.net/en_US/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

FUENTE DEL ARTICULO