Explicado: cómo los investigadores están tratando de diseñar tratamientos con nanopartículas para el cáncer

Explicado: cómo los investigadores están tratando de diseñar tratamientos con nanopartículas para el cáncer

Si bien la nanomedicina ha tenido muchos éxitos, algunos investigadores se han sentido decepcionados por su desempeño general decepcionante en el cáncer.

Explicado: cómo los investigadores están tratando de diseñar tratamientos con nanopartículas para el cáncer

Las nanopartículas pueden ayudar a que los medicamentos contra el cáncer se dirijan a los tumores y eviten dañar las células sanas. Biblioteca de fotografías científicas a través de Getty Images

Cuando escuche la palabra «nanomedicina», podría recordar escenarios como los de la película de 1966. viaje fantastico. La película retrata a un equipo médico reducido para viajar en una nave robótica microscópica a través del cuerpo de un hombre para eliminar un coágulo de sangre en su cerebro.

La nanomedicina aún no ha alcanzado ese nivel de sofisticación. Aunque los científicos pueden generar nanomateriales más pequeños que varios nanómetros (el «nano» indica una mil millonésima parte de un metro), la nanotecnología actual no ha sido capaz de generar robótica electrónica funcional lo suficientemente pequeña como para inyectarla de forma segura en el torrente sanguíneo. Pero desde que el concepto de nanotecnología se introdujo por primera vez en la década de 1970, ha dejado su huella en muchos productos cotidianos, incluidos productos electrónicos, telas, alimentos, procesos de tratamiento de agua y aire, cosméticos y medicamentos. Dados estos éxitos en diferentes campos, muchos investigadores médicos estaban ansiosos por utilizar la nanotecnología para diagnosticar y tratar enfermedades.

Si bien la nanomedicina ha tenido muchos éxitos, algunos investigadores se han sentido decepcionados por su desempeño general decepcionante en el cáncer. Para traducir mejor el éxito en el laboratorio a los tratamientos en la clínica, se propuso una nueva forma de diseñar medicamentos contra el cáncer utilizando nanomateriales. Usando esta estrategia, se desarrolló un tratamiento que pudo lograr la remisión completa en ratones con cáncer de mama metastásico.

Si bien la nanomedicina no es viaje fantasticocomparte el objetivo de tratamiento de la película de administrar un fármaco exactamente donde debe ir.

¿Qué es la nanomedicina?

La nanomedicina se refiere al uso de materiales a nanoescala para diagnosticar y tratar enfermedades. Algunos investigadores definen la nanomedicina como cualquier producto médico que utilice nanomateriales de menos de 1000 nanómetros. Otros usan el término de manera más restringida para referirse a medicamentos inyectables que usan nanopartículas de menos de 200 nanómetros. Algo más grande puede no ser seguro para inyectar en el torrente sanguíneo.

Varios nanomateriales se han utilizado con éxito en vacunas. Los ejemplos más conocidos en la actualidad son las vacunas de ARNm de Pfizer-BioNTech y Moderna COVID-19. Estas vacunas utilizaron una nanopartícula hecha de lípidos o ácidos grasos, que ayuda a transportar el ARNm a donde debe ir en el cuerpo para desencadenar una respuesta inmunitaria.

Los investigadores también han utilizado nanomateriales con éxito en diagnósticos e imágenes médicas. Las pruebas rápidas de COVID-19 y las pruebas de embarazo utilizan nanopartículas de oro para formar la banda de color que indica un resultado positivo. Las imágenes por resonancia magnética, o MRI, a menudo usan nanopartículas como agentes de contraste que ayudan a que una imagen sea más visible.

El oro es un tipo de nanopartícula cuyos usos los investigadores están probando en una variedad de contextos.

Se han aprobado varios medicamentos basados ​​en nanopartículas para el tratamiento del cáncer. Doxil (doxorrubicina) y Abraxane (paclitaxel) son medicamentos de quimioterapia que utilizan nanomateriales como mecanismo de administración para mejorar la eficacia del tratamiento y reducir los efectos secundarios.

Cáncer y nanomedicina

El potencial de la nanomedicina para mejorar la eficacia de un medicamento y reducir su toxicidad es atractivo para los investigadores del cáncer que trabajan con medicamentos contra el cáncer que a menudo tienen fuertes efectos secundarios. De hecho, el 65 por ciento de los ensayos clínicos que utilizan nanopartículas se centran en el cáncer.

La idea es que los medicamentos contra el cáncer de nanopartículas podrían actuar como misiles biológicos que destruyen los tumores y minimizan el daño a los órganos sanos. Debido a que los tumores tienen vasos sanguíneos con fugas, los investigadores creen que esto permitiría que las nanopartículas se acumularan en los tumores. Por el contrario, dado que las nanopartículas pueden circular en el torrente sanguíneo durante más tiempo que los tratamientos tradicionales contra el cáncer, podrían acumularse menos en los órganos sanos y reducir la toxicidad.

Aunque estas estrategias de diseño han tenido éxito en modelos de ratones, no se ha demostrado que la mayoría de los medicamentos contra el cáncer de nanopartículas sean más efectivos que otros medicamentos contra el cáncer. Además, mientras que algunos medicamentos basados ​​en nanopartículas pueden reducir la toxicidad en ciertos órganos, pueden aumentar la toxicidad en otros. Por ejemplo, aunque Doxil, basado en nanopartículas, reduce el daño al corazón en comparación con otras opciones de quimioterapia, puede aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome mano-pie.

Las vacunas de ARNm de COVID-19 generaron entusiasmo sobre las aplicaciones potenciales de la nanomedicina para otras enfermedades.

El futuro brillante pero realista de la nanomedicina

El éxito de algunos medicamentos que usan nanopartículas, como las vacunas de ARNm de COVID-19, ha despertado entusiasmo entre los investigadores y el público sobre su uso potencial en el tratamiento de otras enfermedades, incluidas las conversaciones sobre una futura vacuna contra el cáncer. Sin embargo, no es lo mismo una vacuna para una enfermedad infecciosa que una vacuna para el cáncer. Las vacunas contra el cáncer pueden requerir diferentes estrategias para superar la resistencia al tratamiento. Inyectar una vacuna basada en nanopartículas en el torrente sanguíneo también presenta desafíos de diseño diferentes a los de la inyección en el músculo.

Si bien el campo de la nanomedicina ha progresado mucho en la obtención de medicamentos o diagnósticos fuera del laboratorio y en la clínica, todavía tiene un largo camino por recorrer. Aprender de los éxitos y fracasos del pasado puede ayudar a los investigadores a desarrollar avances que permitan a la nanomedicina cumplir su promesa.

Este artículo se vuelve a publicar de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el artículo original.

Lee todos los Últimas noticias, Noticias de tendencias, Noticias de críquet, Noticias de Bollywood,
Noticias de la India y Noticias del espectáculo aquí. Siga con nosotros Facebook, Gorjeo y Instagram.

FUENTE DEL ARTICULO

Deja una respuesta