Cómo las mujeres se corren a chorros ante la cámara, según las estrellas porno

Cómo las mujeres se corren a chorros ante la cámara, según las estrellas porno

En pornografía, el squirting (o la eyaculación femenina) suele ser tan teatral que es la pieza central del video y de todo un género. Como un superempapado humano, la artista generalmente se deja empapada a sí misma y a su pareja ocasional y, a menudo, la cuarta pared se rompe cuando la lente de la cámara queda salpicada de gotas.

Durante 2021, busca videos de chorros en PornHub vio un aumento del 188 por ciento en el Reino Unido y un salto del 213 por ciento en Francia. En los Estados Unidos, «squirt» saltó 17 lugares y se ubicó entre las 20 palabras más buscadas.

El squirting, o eyaculación femenina, es la expulsión de líquido a través de la uretra durante la excitación sexual y el orgasmo (aunque no necesariamente requiere un orgasmo). La cantidad promedio de líquido normalmente oscila entre 30 y 150 mililitros.

Dentro de Ciencias (y porno) comunidad, se ha debatido durante mucho tiempo si hay o no una diferencia entre squirting y orinar durante sexo porque el líquido sale de la uretra y el resultado difiere cuerpo a cuerpo. A veces puede ser nada más que una mancha húmeda en las sábanas y otras veces va acompañado de un poderoso orgasmo, y en el porno, a menudo se representa como un géiser vaginal literal. Entonces, ¿cómo hacen las estrellas porno para que sus escenas de eyaculación parezcan una botella agitada de champán reventado? Mashable habló con estrellas porno para averiguarlo.

«La pornografía está actuando hasta cierto punto, pero está más intensificada. En el set, tienes un orgasmo, pero luego también tienes que hacer más de un espectáculo», dijo Adriana Chechik, la estrella porno convertida en defensora de los juegos y la salud mental. Twitch streamer dijo . Entonces, lo mismo ocurre con los chorros.

Cómo se preparan las mujeres para una escena de chorros en pantalla

Como las actrices expulsan líquido a través de la uretra cuando chorrean, es importante hidratarse antes de comenzar a filmar sus escenas. Esto generalmente incluye beber mucha agua o Pedialyte, la bebida de rehidratación llena de electrolitos.

Sin embargo, hidratarse es solo la punta. «Para las mujeres, alcanzar un orgasmo intensificado se trata mucho más de ser deseadas y sentir esa pasión que solo la acción», dijo Chechik. «La pornografía es genial y es increíble, pero simplemente lo preparas, lo preparas, lo haces y realmente no te acumulas».

Quieren más historias de sexo y citas en tu bandeja de entrada? Regístrate en Mashable’s Noticias destacadas y boletines de ofertas Este Dia.

Wett Diamond, otra artista, hace exclusivamente sus escenas de chorros en solitario. “No puede faltar un buen lubricante a base de agua para no hacerme daño”, dice. «Solo puedo lograr el chorro si uso mi juguetes que vibren constantemente para poder estimular la zona.»

A Chechik, que dejó de filmar porno convencional hace aproximadamente un año, le gustaba asegurarse de que ella misma estaba en un lugar elevado de excitación antes de que comenzara el rodaje. «A menudo les digo a las mujeres que lo que funcionó mejor para mí fue ir al baño y tener ese tiempo a solas en el que tener un orgasmo incluso antes de ir a filmar la escena». Ella haría esto incluso antes de conocer a su actor masculino. «Si ya estás listo para ir, es mucho más fácil que alguien más te dé un orgasmo».

«La gente no entiende que el desorden no solo sucede frente a la cámara. Está sucediendo alrededor de la cámara y en todo el set».

A partir de ahí, la comunicación es clave. Ella dijo que sentarse con el otro actor antes de la sesión y asegurarse de que puedan hablar sobre cómo llegar al objetivo de squirting es crucial antes de comenzar la escena. «De lo contrario, es posible que no suceda», dijo. «Tienes que poder hablar con ellos».

Además, a veces se utilizan duchas vaginales. Aquí es cuando se inserta agua en la vagina y la actriz la empuja para crear un efecto de chorro excesivo. “Es histérico porque el director dice: ‘Está bien, corta. Pongamos uno allí’. Y luego, son como, ‘1, 2, 3, ¡adelante!’ y estás tratando de rodar».

Diamond dice que no los usa por razones de salud. «En mi opinión, no son saludables para el pH [of the vagina]», dijo. «Los únicos elementos que uso son mi usuario controlado juguetes, consoladoresy lubricante a base de agua».

Percances comunes en la escena del squirting

Al igual que en cualquier otra filmación, hay un poco de magia detrás de escena, pero cuando el cuerpo está involucrado, hay oportunidades obvias de riesgo tanto para los actores como para cualquier persona en el set.

Una pregunta o suposición común sobre el squirting en general es si es simplemente orina, y si bien la eyaculación femenina real no lo es, en el porno a veces es solo orinar. Hace unos años, Woodrocket presentó chorros en su serie «Ask A Porn Star» con las estrellas porno Allie Haze, April O’Neil, Veruca James y otras. Las respuestas iban desde squirting no es real, a si es y no es orina (porque tiene un sabor claramente diferente), a si es pero los artistas también han orinado durante las escenas.

«Diré que el 90 por ciento del tiempo, realmente estaba chorreando», dijo Chechik. «Hay momentos en los que te reservan para una película de chorros o algo así y orinarás porque te estás hidratando demasiado».

También señaló los riesgos potenciales de una hidratación excesiva para estos brotes. «He estado en el set en múltiples ocasiones con chicas, y una vez conmigo misma, que se marearon o enfermaron, porque estabas empapado», dijo. «Es una locura porque vomitas y no es solo eso, tu cuerpo lo digiere todo». A menudo experimentarán otros síntomas de sobrehidratación como náuseas y diarrea.

Además, de forma similar al parto, también hay contracciones y empujones al intentar crear esta escena embellecida de chorros para la cámara. «Muchas veces, las chicas hacen caca porque están presionando demasiado, así que eso es un desafío», dijo Chechik.

«Yo misma he roto nueve cámaras y conozco a otras chicas que también han roto muchas».

Sin embargo, no son solo las mujeres las que tienen su propio conjunto de posibles percances al filmar escenas de chorros. Chechik recuerda un rodaje particularmente resbaladizo. «Estaba filmando con Miss Tiffany Watson y yo y ella chorreamos hasta el punto de que no solo cayó el director, sino que cayó el talento y luego uno de los PA (asistentes de producción) cayó», dijo.

Terminaron tomándose un largo descanso para limpiar el set. “El PA volvió con el cartel de “Precaución: piso mojado” y dijo que todos nos íbamos a romper una pierna”, recordó. “Siempre es muy divertido, porque la gente no entiende que el lío no solo sucede frente a la cámara. Está sucediendo alrededor de la cámara y en todo el set».

Finalmente, además de los desafíos obvios de la naturaleza intermitente de filmar escenas de sexo para los artistas y el equipo, filmar chorros es particularmente arriesgado incluso para las cámaras. «No entiendo por qué los camarógrafos no están haciendo más cosas para evitar que las cámaras se rompan o conseguir cosas que sean impermeables», dijo Chechik. «Yo misma he roto nueve cámaras y conozco a otras chicas que también han roto muchas».

Ella dijo que incluso le han dicho que se arroje a chorros hacia la cámara, pero más abajo. Riéndose de lo ridículas que son esas solicitudes, dijo: «Claro, déjame tratar de controlar esto ahora con esta enorme polla a punto de correrse. ¡Esto depende de ti, no de mí!».

Si bien está claro para los espectadores, generalmente se requiere mucho esfuerzo para que un actor alcance el clímax y se arroje a chorros en la pantalla, es aún más evidente que la preparación y ejecución de este género en particular incluye mucho más que los juegos previos y causar un gran revuelo. La estrella del espectáculo es solo una parte de la ecuación y todo el equipo se reúne para tu placer visual.

var facebookPixelLoaded = false;
window.addEventListener(‘load’, function(){
document.addEventListener(‘scroll’, facebookPixelScript);
document.addEventListener(‘mousemove’, facebookPixelScript);
})
function facebookPixelScript() {
if (!facebookPixelLoaded) {
facebookPixelLoaded = true;
document.removeEventListener(‘scroll’, facebookPixelScript);
document.removeEventListener(‘mousemove’, facebookPixelScript);
!function(f,b,e,v,n,t,s){if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};if(!f._fbq)f._fbq=n;
n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window,
document,’script’,’//connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);
fbq(‘init’, ‘1453039084979896’);
fbq(‘track’, «PageView»);
}
}

FUENTE DEL ARTICULO